Please enable JS

EL ERROR MÁS GRANDE DE LOS DISEÑADORES GRÁFICOS.

OCT 2017/M. Mercedes Berté/

El diseño gráfico, y especialmente aquellos diseñadores que han volcado su carrera hacia el marketing o publicidad, comete a menudo (más de lo que debiera) un error fundamental que afecta toda la comunicación.

Por creer que no es área de su competencia, o que no afecta en nada al mensaje (gran error) pasan por alto e incluso ignoran adrede un sencillo detalle.

Como responsables de la comunicación de una marca, somos guardianes y protectores de la misma. Es nuestro deber asegurar que el mensaje llegue del modo que debe llegar a los usuarios, cuidando la identidad de lo que se está comunicando.

Este detalle puede, si es arrastrado hasta el final de una pieza, o peor aún, de una campaña, arruinar todo el trabajo realizado.
Y este detalle es...la ortografía.
Es increíble e incontable la cantidad de veces que nos encontramos con gráfica de comunicación que no cumple las reglas básicas de ortografía, a la que le faltan o sobran tildes (esto es una constante en los diseñadores de lengua castellana) o que han confundido una v con una b, una n con una m, y así sucesivamente.

Con total honestidad, un error ortográfico en una pieza o campaña puede arruinar por completo la comunicación. Imaginá el siguiente escenario: Tu marca quiere promocionar un descuento especial en redes sociales. El diseñador desarrolla las piezas de contenido del marketing digital y las entrega al community manager o a vos para que procedan a la publicación. Luego de un vistazo rápido, la pieza es publicada en Facebook, Twitter e Instagram.
Enseguida empiezan a llegar comentarios, tu publicación debe ser un éxito.

No.
Los comentarios que han llegado sólo dicen: "Espesial? Seguramente ese descuento no exista, al igual que esa palabra en la lengua castellana."
Tu comunicación del descuento y la promoción a la que estabas apuntando ya no existe. Lo único que resalta en las redes sociales es el error ortográfico presente en la pieza.

Sé que mis colegas diseñadores estarán pensando "Eso no es parte de mi trabajo", y personalmente creo que es uno de los errores más grandes que cometemos los diseñadores gráficos.
Como responsables de la comunicación de una marca, somos guardianes y protectores de la misma. Es nuestro deber asegurar que el mensaje llegue del modo que debe llegar a los usuarios, cuidando la identidad de lo que se está comunicando.

Recomiendo siempre a mis clientes que revisen el portfolio del diseñador a contratar, y hagan proof reading de las piezas presentes en el mismo. Eliminar un acento porque la caja tipográfica no quedaba bonita, puede devenir en una mala comunicación, y poca fidelización de los clientes.
No leer dos veces la unidad que se entrega a un cliente, es prueba de que no se toma en serio su trabajo, o de que no le importa lo suficiente la marca de su cliente como para hacerlo.

El solucionar un problema de comunicación debe comprometer las reglas básicas de la misma: Simplicidad - Legibilidad - Impacto - Niveles de lectura.
Nadie requiere, en el mundo de marketing y publicidad, ser un experto en letras específicamente hablando. Usar herramientas tan simples como Google para buscar la redacción, sinónimos o la forma correcta de escribir una palabra, puede salvar la comunicación y asegurar una campaña exitosa.

Un buen consejo al recibir una pieza por primera vez, es leer letra por letra cada uno de los bloques de texto que contenga.
Es un trabajo algo tedioso al principio, pero, luego de revisar las primeras diez, sabrás si es posible dejarlo en manos del diseñador o deberás sumarlo a tu práctica diaria para asegurar el mensaje de tu marca.

Hablarlo con el diseñador a contratar es otra opción a utilizar. Si la respuesta no es la esperada, siempre se puede llegar a un acuerdo sobre el presupuesto para que esta tarea quede a su cargo. Tené en cuenta que es un valor agregado al diseño gráfico que devendrá en tus redes sociales enfocándose en el mensaje, y no en problemas de ortografía.



POSTS RELACIONADOS


Comentarios/